El Gobierno bonaerense decretó estado de emergencia y duelo para las próximas 72 horas

Se declaró la emergencia por 30 días para realizar “obras urgentes” e implementar “las acciones necesarias para solucionar o aliviar las consecuencias de desastre producidas, evitar las agravaciones humanitarias que de él pudieran derivarse y reparar los daños producidos”.

El Gobierno de la provincia de Buenos Aires declaró el “estado de emergencia en todo el territorio provincial y duelo para las próximas 72 horas” debido a los anegamientos y daños de extrema gravedad que ocasionó la fuerte tormenta de los últimos días.

Además, declaró asueto administrativo y escolar en los partidos de Bahía Blanca, Coronel Rosales, Tres Arroyos, Monte Hermoso y las localidades de Juan Couste, Médanos, Chapalco Argerich y Teniente Origone del parido de Villarino para este lunes y el martes.

En el decreto, publicado en el Boletín Oficial del distrito, se declaró la emergencia por 30 días “a efectos de la realización de las obras urgentes y la implementación de las acciones necesarias para solucionar o aliviar las consecuencias de desastre producidas, evitar las agravaciones humanitarias que de él pudieran derivarse y reparar los daños producidos o que se produzcan como consecuencia del fenómeno climatológico acaecido desde el día 16 de diciembre, a todo el territorio de la provincia de Buenos Aires”.

A la vez, se declaró “duelo en el ámbito de la administración pública provincial, por el término de 72 horas, con motivo de los fallecimientos acaecidos en la ciudad de Bahía Blanca”

La declaración se debe a que durante el temporal de fuertes vientos y lluvias se reportaron daños de todo tipo en al menos 45 distritos; roturas o voladuras de techos, roturas por caídas de árboles y falta de suministro de energía.

Además, en Bahía Blanca murieron 13 personas al colapsar el techo de un gimnasio del club Bahiense del Norte; y una mujer falleció en Moreno al ser aplastada por una rama de árbol que se precipitó sobre la calle por la que transitaba.

El domingo a la mañana, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, viajó a Bahía Blanca, y afirmó que lo que ocurrió “no tiene precedentes” y que es “una situación de profunda tristeza”.

Foto Diego Izquierdo