Polonia vetará la propuesta de la UE para reconocer la filiación de hijos de parejas LGTBI

Polonia, a contramano del avance del reconocimiento de derechos que se da en Europa.

Polonia advirtió que vetará la propuesta presentada el miércoles por la Unión Europea (UE) para reconocer la filiación legal de hijos de parejas LGTBI obtenida en otro Estado miembro, informó su viceministro de Justicia, Marcin Romanowski.

Se trata de una medida para asegurar que todos los niños europeos tengan los mismos derechos cuando se desplazan dentro del espacio común, “sin importar el modo en que fueron concebidos o nacieron”, según la UE.

“Mientras el ministro de Justicia sea Zbigniew Ziobro, estamos seguros de que Polonia no tendrá que adaptarse a estas locas demandas del lobby LGBTI y reconocer las adopciones homosexuales”, expresó Romanowski a medios locales que reprodujo la agencia de noticias Europa Press.

El funcionario aseguró que el sistema legal polaco está “protegido” contra los “efectos nocivos de la ideología de género”, sin importar “la escala de los trucos insidiosos del ‘establishment’ de la Unión Europea”, que se ha orientado hacia “una agenda tóxica”.

Atento a las dificultades para sacar adelante la norma por las reservas de países como Polonia o Hungría con el reconocimiento de los derechos del colectivo LGTBI o de las controversias sobre la regulación de los vientre de alquiler en varios países del bloque, el comisario de Justicia europeo, Didier Reynders, dejó en claro que la propuesta no busca cambiar el derecho de familia, que es competencia nacional, sino de dar seguridad jurídica a menores cuya filiación ya es reconocida en algún Estado miembro.

Sin embargo, Romanowski interpreta que las instituciones jurídicas relativas a la filiación, así como los registros del Estado civil, siguen siendo competencia exclusiva de los Estados miembros según la jurisprudencia existente del Tribunal de Justicia de la UE.

El viceministro indicó que la adopción del reglamento propuesto por la UE requiere de unanimidad, por lo que “Polonia no corre peligro de forzar las adopciones homosexuales, porque simplemente lo vetaremos”.

Romanowski fue más lejos al acusar a Alemania de intentar romper esta regla de la unanimidad en un impulso de una política “neomarxista” y que emplea “trucos ilegales, incluso bárbaros” a fin de imponer una “forma moderna de germanización: una búsqueda incesante de subordinar a otras naciones” con “la aniquilación del código cultural de Europa basado en valores cristianos”.

Los mismos derechos

La Comisión Europea pidió el jueves que todos los países de la UE reconozcan la filiación legal de hijos de parejas LGBTIQ+ obtenida en otro Estado miembro, para asegurar que todos los niños europeos disfruten de los mismos derechos cuando se desplazan dentro del espacio común, “sin importar el modo en que fueron concebidos o nacieron”.

“La regla es simple: Si existe el reconocimiento en un Estado miembro debe ser reconocido en todos los Estados miembro”, advirtió Reynders, en una conferencia de prensa en Bruselas para presentar los detalles de la propuesta legislativa, que necesitará de unanimidad de los 27 para aprobarse.

Entre otras ideas, Bruselas plantea la creación de un “certificado europeo voluntario” que las familias no estarán obligadas a solicitar, pero tendrán el derecho a recibir para poder acreditar la filiación legal de sus hijos cuando viajan a otros Estados miembro.

Esto se realizaría mediante un documento armonizado y expedido en todas las lenguas de la UE, con el objetivo de “ahorrar tiempo y dinero” tanto a las familias europeas como a la administración.